jueves, 3 de diciembre de 2009

Que cruz...

El aborregador que dirige el gobierno de la nación española, ha decidido que deben retirarse los crucifijos de las escuelas, en beneficio de esa teoría estúpida e infundada, de que España debe ser y es un país laico, desde luego, es así porque lo dice el y un montón de ignorantes tan sectarios e intolerantes como el.

Podríamos retroceder aún mas en el pasado, pero por lo que de evidente tiene, empezaremos por los “Reyes Católicos”, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, título que les otorgó Alejandro VI en 1494 como reconocimiento a la labor de propagación de la cristiandad que ambos ejercieron, es decir, que ya desde 1494, hasta al menos la muerte del Generalísimo, en España la cristiandad ha estado siempre entre el poder y el pueblo, estamos contando con al menos 500 años de catolicismo, y ha tenido que llegar el indocumentado aborregador para proclamar a España como un país laico.

No se si reír o llorar, sobre todo teniendo en cuenta que en España se construyen mezquitas, se permite a los musulmanes conservar sus costumbres e indumentarias, y se respeta a quien reza y a quien no pisa una iglesia, pero ha llegado “el vengador justiciero” a tomarse la revancha de 500 años de cristianismo, con todo el desarrollo humanista, social y cultural que ha supuesto para los españoles, y de la misma forma rastrera en la que poco a poco nos han despojado de las estatuas de Francisco Franco que recordaban una parte de nuestra historia "nos guste o no", nos despojan ahora del ultimo reducto que quedaba en nuestra memoria para recordar nuestro pasado histórico, nuestros orígenes, nuestro linaje, así, sin anestesia y por real decreto, porque lo dice un señor que ordena y manda, y que ha sabido captar el voto de un pueblo despistado, para convertirlo en herramienta de sus caprichos.

Yo no soy católico practicante, porque un día decidí no seguir la practica con toda la libertad que me otorgaba la dictadura del Generalísimo, pero si hay Dios, este majadero ha de recibir su castigo, y es en momentos así, cuando mas desea uno que Dios esté asistiendo a los desmanes de semejante botarate.

Así ardas en el infierno, mentecato indocumentado, aunque sea en el infierno del desprecio que te estas ganando por no saber respetar a los ciudadanos, y estoy seguro de que arderás.

No hay comentarios: