lunes, 7 de diciembre de 2009

Que se voten ellos

Después de una “transición” con mas trampas que una película de chinos, ya hemos podido ver con claridad como luce “el pelo de la dehesa” de estos políticos profesionales a los que hemos asentado en puestos de privilegio absoluto, y a los que no podemos elegir ni echar (pero si amamantar).

Se eligen entre ellos y cuando ya lo tienen todo bien atadito nos llaman a votar como llama el pastor a su rebaño. -Puede usted elegir entre malo y peor, “susto o muerte”-, -no mire, es que a mi me gustaría mas que este otro señor que sabe mucho de economía y seguramente puede tomar buenas decisiones para mejorar la economía del país estuviese de candidato-, -“he dicho susto o muerte”-.

Pues el susto hay que dárselo a ellos, y cuanto antes, porque ya se están acercando peligrosamente a las riendas del absolutismo, y en cuanto las agarren, ya no las soltarán sin sangre de por medio.
Estamos viendo ya como cosa normal maniobras que de alguna forma puentean al poder judicial, y si ese poder se corrompe o se elimina, estamos jodidos.
Y cuidado, que no es solo en España, estas maniobras se están extendiendo por toda Europa (leer este post y sus enlaces).

Estos politicuchos absolutistas, tienen que encontrarse cuanto antes las urnas cabreadas, la rebelión está en lograr un 80% de voto en blanco, para que vean claramente que no estamos dispuestos a seguir jugando a un juego, que pagamos nosotros y en el que siempre perdemos, tienen que saber que queremos hacer las reglas del juego, y queremos que ellos ejecuten lo que nosotros mandamos y necesitamos, y NUNCA MAS al revés.

Se acabo el despotismo, necesitamos cuanto antes la “Democracia Directa”, y la necesitamos con urgencia, ya que esto se hunde cada vez mas rápido.

Para llegar a esto, debemos cambiar el chip, debemos olvidar ya de una vez la guerra civil de nuestros alcanforados abuelos, y los lateralismos políticos, ni derechas ni izquierdas, lo que necesitamos es “lo mejor de cada casa”, lo que marca el sentido común, y sobre todo, lo que quiere una mayoría real, no una mayoría ficticia y secuestrada.

Cualquier rebelión contra este fracasado sistema es buena, cerrarles el grifo del dinero a los politicuchos despilfarradores es genial, pero dejarles sin votos, de forma que no puedan amparar sus fechorías en “ninguna mayoría”, es definitivo.

Hay que entenderlo y explicarlo, hay que conseguirlo, en tu casa, con tus amigos, si quieren votos “que se voten ellos”.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Llevo muchos años practicando lo que dices con pleno conocimiento de causa.
Si algo me causa mayor indignación que la corrupción generalizada en la clase política, es la pasividad del ciudadano que alimenta esta insensatez -mal llamada democracia- y que es el responsable de la situación que vivimos a consecuencia de su desidia.
Enhorabuena por tu página.

Fígaro dijo...

Gracias por opinar, efectivamente creo que debemos dar un golpe encima de la mesa y decirles claramente que ya vale, no es normal legitimizar con nuestros votos actitudes que son del todo canallescas "en el mejor de los casos".
Saludos