domingo, 11 de abril de 2010

El Zapamovil

El aborregador de masas que tenemos presidiendo la nación española, ha dado con la piedra filosofal, “la solución” a todos los males que aquejan a nuestra maltrecha nación, ha descubierto el coche eléctrico como reto fundamental de su política de impulso al desarrollo sostenible, y bla bla bla bla bla.

La presentación que Zapatero hace de esta nueva ocurrencia, arroja mas preguntas que respuestas, ya que su puesta en escena solo mostraba a un presidente extasiado de pupilas dilatadas, cabeceando para dar mas energía a las tonterías que explicaba a la prensa y esdrujuleando como una metralleta, pero pasaba por alto todo lo fundamental, todas las dudas que pueden asaltar a un contribuyente preocupado al escuchar tanta zafiedad. No olvidemos que “el gran impulso de la gran hazaña” quiere darlo como siempre con dinero publico, extraído de nuestros bolsillos por la vía del impuesto.

¿Pero que sabe Zapatero del coche eléctrico?, ¿le habrá dado Sebastián un par de tardes de formación?, ¿conoce el impacto en cifras y empleos en la industria del automóvil y derivadas?, ¿conoce Zapatero los planes de la Unión Europea sobre el desarrollo de este coche, o simplemente va por libre?, ¿conoce Zapatero los costes de oportunidad que tendrá el destinar ese dinero al coche eléctrico en lugar de destinarlo a la creación por ejemplo de sistemas de generación de energía?, ¿sabe Zapatero que la autonomía del coche eléctrico lo limita en sus funciones? (al coche), ¿sabe el presidente cuales son las consecuencias de utilizar la energía eléctrica en recargar coches en lugar de hacer funcionar con esa energía a otras maquinas?.

Pero sobre todo, ¿sabe Zapatero que el coche eléctrico hay que recargarlo con la electricidad que tenemos en el país?, si, esa electricidad que pagamos a precio de oro, esa electricidad que generamos contaminando salvajemente con las centrales térmicas, que consumen carbón y gas, y que ensucian la atmósfera, ¿sabe esto Zapatero el verde?, porque como tengamos que recargarlos con la electricidad que sale de los molinos de viento, nos va a costar mas la recarga que el coche, y tendremos que “vender el burro para comprar cebada”, muy en la línea de nuestro presidente.

Resumiendo y como ya nos conocemos todos, concluimos que estamos ante otra de esas ocurrencias que se diluyen en días, y que gracias a Dios quedará en nada, después de cumplir su misión que no es otra que despistar sobre los datos del paro que han salido nuevamente al alza, por mucho que lo maquillen, así que, el “zapamovil” seguirá su camino al ritmo que las industrias y los gobiernos mundiales ya han planeado, y no al que diga nuestro visionario y circunflejo presidente.

No hay comentarios: