miércoles, 12 de mayo de 2010

Y las primeras facturas las pagan...

Nosotros no teníamos la mas mínima duda, ya lo dijimos hace unos días en nuestro articulo “Los platos rotos”.
Y lo hicimos sin distinción ideológica, porque sabemos que da igual que un gobierno sea de derechas o de izquierdas, cuando los gobiernos obedecen únicamente a intereses partidistas, y los intereses del pueblo quedan en un plano fuera del foco de atención, se producen estos abusos de poder, y las facturas de todos los errores las pagan los españoles mas débiles.

En este caso nuestro iluminado presidente ha decidido que sean precisamente los colectivos “peor representados por los sindicatos” los que sufran los primeros recortes, pensionistas y funcionarios.

A mi entender, y desde un punto de vista de pura justicia social, precisamente estos dos colectivos deberían ser los últimos en sufrir algún recorte, deberían ser -la última opción-, ya que son grupos humanos con ingresos muy bajos, y como ya hemos dado a entender, muy abandonados por los “agentes sociales”.

La lógica nos sugiere que antes de tocarle un solo euro a los funcionarios y a los jubilados, no debería quedar un solo asesor en Moncloa a sueldo del estado, ni debería quedar uno solo de los 1200 asesores que tiene el alcalde de Madrid, y que cobran de dicho Ayuntamiento sin haber superado oposición alguna.

La lógica nos sugiere también que todos esos secretarios y subsecretarios repartidos por las comunidades autónomas, y sin los cuales España funcionaba no hace tantos años, deberían ser erradicados antes de tocarle un solo euro a los mas débiles.

Sería lógico incluso erradicar ciertos ministerios, y retirar ciertas competencias de las comunidades autónomas que se han replicado 17 veces y que antes se gestionaban solo desde un simple ministerio, multiplicando el gasto sin ninguna ventaja para los españoles.
Muchos pensamos incluso que precisamente las comunidades autónomas son perfectamente prescindibles, sobre todo hoy en día, cuando la sociedad se ha informatizado, y se pueden ofrecer soluciones descentralizadas a los ciudadanos utilizando internet, y ahorrando millones en recursos.

Antes de tocar un solo euro de las pensiones de los viejos, o de los sueldos tasados de los funcionarios, no debería quedar en pie ni una sola subvención, ni al cine, ni al pie zambo, ni a los gays y lesbianas de Zimbabwe, ni una sola subvención, las ONGs tienen que ser precisamente eso, “Organizaciones NO Gubernamentales”, así que ni un euro.

Y todo esto y mas es lo que hay que pedir, hay que dejarse de izquierdas ni derechas, hay que pedir justicia, y poner a los políticos en su sitio, y cuando pidan nuestro voto saber responderles y que les quede bien claro donde están las prioridades, las nuestras, no las de ellos.

No hay comentarios: