lunes, 15 de noviembre de 2010

Recordar antes de votar

Continua creciendo la desvergüenza de nuestros gobernantes, que no contentos con llevarnos a la ruina gracias a sus brillantes actuaciones como funcionarios gestores de lo público, inciden cada vez con mas fuerza sobre sus miserables estrategias para salvar su pellejo y su estatus económico de nuevos “Señores Feudales” a los que habrá que desalojar a patadas en el culo.
Cada día encontramos nuevas demostraciones de su terquedad por hacer las cosas mal, todas sus medidas van dirigidas siempre a meternos la mano en nuestras carteras con el único motivo de poder seguir -en palacio calentitos y felices-.
Irlanda ya ha caído, Portugal está en capilla, y España alcanza ya una determinante velocidad de crucero hacia el desastre.
Los políticos alemanes, que son un gran ejemplo de -listillos social demócratas-, ya tienen la solución para terminar con la deuda de los países que caigan exhaustos por la mala gestión de sus respectivos gobiernos, es fácil, “los acreedores privados deberían renunciar a parte del dinero que se les debe; es decir, abogan por una reestructuración de deuda pública, consistente en demorar pagos y realizar quitas -suspensión de pagos parcial-” . O como se diría en román paladino, “no te pago y te jodes y te aguantas”, los inversores privados que compraron deuda, incluso de forma patriótica para ayudar en un momento tan delicado, van a ser sistemáticamente esquilmados, inmolados en el altar del despotismo, su sangre será derramada para apaciguar las iras de los dioses del -Olimpo Despótico- al que debemos la vida y todo nuestro ser. Que hijos de su madre. Por favor, no olviden estas cosas cuando les llamen a votar.
Todavía recuerdo toda aquella demagogia sobre los paraísos fiscales, que tanto molestaban a nuestros sucios politicuchos, ¿lo recuerdan?, ¿recuerdan su forma de criminalizar esa otra forma de entender la gestión de un país?, metiéndose a fondo con todos esos países soberanos que protegían el secreto bancario y los impuestos moderados, eran los chivos expiatorios de la gestión ruinosa de las socialdemocracias mundiales, solo pretendían que el dinero de los ahorradores saliese de esos bancos para ponerse a su alcance. Pues bien, en la Unión Europea existía una norma comunitaria que obligaba a hacer públicos los nombres de los beneficiarios de las millonarias subvenciones agrícolas y las cuantías, de forma que había una cierta transparencia sobre la finalidad de ese dinero publico. Hace apenas unos días, esa norma ha sido anulada, así que para “ciertos ciudadanos” de la Unión Europea, si existe el secreto bancario, y encima con nuestro dinero. No se puede tener tan poca vergüenza.

Mientras tanto, como desde hace ya muchos meses adelantábamos en este blog, el desempleo, la miseria, el hambre y la necesidad, se implantan con fuerza entre nosotros.
Los tertulianos de las TVs amamantados por el status quo, se afanan en justificar la falta de piedad de las clases dirigentes con la zafia disculpa de que “nadie podía prever el alcance de la crisis”, y estupideces semejantes, como si la economía fuese un barco a la deriva en lugar de una ciencia mensurable y determinada. Son muchos los formatos de la complicidad, y toda esta gentuza junto con sus dueños, están llevando a la gente al desastre absoluto, como ya hemos mencionado en otros artículos, incluso al suicidio.

Mientras tanto, los políticos que deberían gestionar nuestros recursos para generar riqueza y progreso, solo aspiran a evitar en la medida de lo posible que los católicos se reúnan a rezar, curioso concepto de la justicia y de la tolerancia, "avalado por nuestros votos".

Cada día es mas urgente, votemos en blanco, es la única manera de demostrar que somos demócratas, pero que no se nos puede tomar “por el pito del sereno”, queremos democracia autentica y que se escuche la voz de la mayoría, y no los caprichos de “sus señorías” o de minorías cainitas. Por favor, recuerde todo esto antes de votar.

No hay comentarios: