martes, 25 de enero de 2011

Comunidades Cajas y otras basuras

Continua la escalada de despotismo, nuestros políticos insisten -en servirse de nosotros-, en lugar de -servirnos como buenos gestores de lo publico-, que es para lo que les entregamos el cheque en blanco cada cuatro años y una vida regalada propia de reyes.


Ante la ruinosa situación de España, ha quedado al descubierto -por todos los analistas listos y tontos- de casi cualquier rincón de nuestra patria, que el modelo autonómico es una maquina de crear deudas, miseria y ruina, un “alto horno” donde se quema nuestro dinero y que se justifica con tonterías identitarias anacrónicas en el mundo actual, propias de la Edad Media, donde cada reyezuelo aspiraba a atar corto a sus súbditos y poder así diezmarles a placer (normalmente aislándoles con un idioma distinto y minoritario). Insisten en mantener un modelo descentralizador obsoleto, cargado de funcionarios digitales (elegidos a dedo), coches oficiales (de lujo, no crean que son ambulancias), palacios en lugar de oficinas, adjudicaciones de presupuestos y subvenciones clientelares, y un largo etcétera de corruptelas y mala gestión.


Estamos en el siglo XXI, las comunicaciones han avanzado una barbaridad, se tarda 90 minutos en viajar de Madrid a Valencia en tren, y esta gente sigue alimentando “la oficina siniestra” como modelo de descentralización y excelencia en el servicio al ciudadano, ¿pero como se puede ser tan inútil?.

La ignorancia y la incapacidad de nuestros políticos no les deja ver que desde que se inventó internet, ya no existen los centralismos, las comunidades autónomas podrían ser perfectamente virtuales, realmente solo hay que potenciar el acceso a internet de la población, y empezar a someter a referéndum todo aquello que realmente nos importa a los ciudadanos, votar por internet, o hacer gestiones administrativas de todo tipo, es lo mas rápido barato y eficaz que existe en este momento, ¿por qué crear y multiplicar organismos con gastos brutales?. De la misma manera, son legión los funcionarios que pueden atender su trabajo desde su casa, y de esta forma ahorrar en el mantenimiento de tanto palacio y tanta sede de alto standing.


Con la misma “brillantez”, nuestros políticos han ido invadiendo poco a poco los consejos de administración de las Cajas de Ahorros, convirtiéndose estas en los tentáculos económicos con los que sufragar sus demagogias, demostrándole así a la población, “lo buenos que eran” y “la de cosas maravillosas que eran capaces de hacer”, poniendo el acento, claro está, en el impacto mediático y dejando en un segundo plano siempre la utilidad real de la inversión y/o la capacidad real de recuperar lo prestado. Por supuesto, semejante forma de actuar, no hay economía que la aguante, y las cajas se han arruinado. Ahora, una vez arruinadas, nos pasarán la factura y pretenderán salvarlas con nuestro dinero, no tengan la menor duda, interviniendo una vez mas sobre el mercado, y burlando la regla sagrada que elimina aquello que no se ajusta a la realidad.


Y todo así, no hay cosa que toquen los políticos y que inmediatamente no empiece a teñirse de podrido, el caballo de Atila a su lado era una bailarina con tutú.


Para terminar este recordatorio sobre la mayor lacra que sufre España, no olvidemos la ley Sinde, que por fin ha logrado comprar por la vía de lo políticamente correcto el apoyo del PP, para los que pudieran tener dudas y estar animados a votar a estas siglas, que les quede bien claro que son los mismos perros con distinto collar, una vez mas hacen lo que les parece a ellos y a sus amiguitos, porque que yo sepa al pueblo nadie le ha preguntado si desea implantar dicha ley, ni siquiera semejante cosa estaba en el programa electoral del actual e innombrable gobierno.


Es urgente ya restablecer el orden y la justicia natural, el orden y la justicia del sentido común, tendremos una oportunidad muy pronto, en las próximas elecciones municipales, a las que estamos obligados a ir como demócratas, pero en las que no tenemos por que darle a estos sátrapas nuestro voto, nuestro voto debe pronunciarse en blanco, y solo cuando una mayoría de voto en blanco deslegitime a esta casta de parásitos, podremos empezar a arreglar esto mediante la Democracia Directa, diciéndole al ejecutivo lo que queremos y lo que no, lo que necesitamos y lo que no, para que nadie decida por nosotros en su propio favor, no lo dudes, solo votando en blanco tomaremos las riendas de nuestro destino.


El margen de mejora es infinito, precisamente porque la perfección es inalcanzable. George Soros

1 comentario:

Señor Ogro. dijo...

Lo más increible del caso, es ver como conductas que en el caso de la banca privada o del cualquier negocio, acabarían en bancarrotas y gentes en las cárceles (los directivos pueden tener responsabilidades penales), en el caso de la cosa pública, se diluyen como gasecillo mañanero.

Es decir, esta Casta de parásitos puede malversar, hacernos perder miles de millones, y absolutamente nadie la paga!!. Nadie tiene responsabilidad, ni con su patrimonio, ni con multas, carcel... nada de nada de nada... se van impunes, riendose de todos hacia el siguiente carguito.

Del centralismo o no se puede hablar mucho. Yo no estoy a favor de una centralizacion absoluta. De lo que si estoy en contra es de la duplicidad de funciones, de las taifas y feudos, del exceso de cargos y de los privilegios de esta Casta de parásitos.