viernes, 25 de marzo de 2011

El fracaso social democrata

Estamos viviendo de lleno el fracaso de la “social democracia”, sistema partitocratico heredado de los muy fracasados comunismos donde el partido era el dueño y señor de todo, y que tras la segunda guerra mundial se estableció en casi toda Europa como una peste, llegando incluso a contagiar a los EEUU.


Se trata de un sistema intervencionista que se esfuerza en no parecerlo, se trata de un sistema feudal que se esfuerza en no parecerlo, se trata de un sistema espoliador que se esfuerza en parecer garantista del estado del bienestar -te lo quito por un lado, te lo doy por otro, y en ese trasiego me llevo lo mío y un 40% mas- (y si te arruino te aguantas), un sistema del que se ha valido tanto la nobleza como las elites, y en general todos esos antiguos señores feudales de conductas tan dudosas como el derecho de pernada o la fiscalización salvaje.

Hay que decir que la influencia de la moral cristiana logró eliminar para siempre el derecho de pernada, pero la moral no puede con todo, y no solo no hemos podido erradicar la fiscalización de nuestros bienes, sino que en nombre de ese terreno baldío al que llaman “estado del bienestar” somos esquilmados día a día de forma directa o indirecta, llegando los impuestos que paga un ciudadano cualquiera en un año a suponer mas de la mitad de todo el dinero ganado, de esta forma, el señor feudal que nos atraca, ha perdido el derecho de pernada, pero ha ganado terreno a la hora de quitarnos la riqueza que con tanto esfuerzo generamos, y esto no puede funcionar así.


Mas recientemente, en los principios del siglo XX, la -conciencia de clase- de la sociedad británica (por ejemplo) impedía que un criado pudiera votar para elegir a los políticos que debían mover los destinos de su país, porque este tipo de gente que no tenía una gran cultura, no se sentían preparados ni adecuadamente informados para hacer una buena elección, dejando estas tareas en manos de “los señores”, es decir, nobles y ricos influyentes.

Solo unos cuantos años después, el establecimiento de las -social democracias- logró universalizar el sufragio, si bien, las masas seguían y siguen sin estar preparadas para elegir, por lo que los de siempre y algunos oportunistas tuvieron que disfrazarse de defensores de los pobres y obtener así el poder mediante el voto de los aborregados electores, fue en ese momento cuando los partidos políticos, la máquina partidista de los ideales, se potencia y se organiza para darse a conocer ganando la batalla de la propaganda.


Básicamente, la diferencia con el marxismo consistía en que en lugar de presentarle al pueblo un partido único, se le presentaban dos o tres, creando así una “teórica democrática” competencia por el bienestar de los votantes, -y con estos mimbres, hemos llegado a hacer estos cestos-.

Se han pegado muchos tiros en nombre de la social democracia, hoy es Libia, ayer fue Irak, maña quien sabe, pero siempre nos pasan a nosotros la factura (en sangre y dinero), todo se hace con cargo a impuestos y mas impuestos, y basándose en la autoridad que les damos con las Democracias Representativas, el mecanismo es siempre el mismo, nosotros les entregamos un cheque en blanco con dinero y poder, y ellos se gastan ese cheque en lo que les da la gana, defraudándonos, descapitalizándonos y poco a poco arruinándonos, ¿cuándo cortaremos este circulo vicioso infernal?.


¿Quieren los españoles realmente guerrear en todos aquellos sitios donde la coalición nos reclame?, ¿quieren los españoles realmente pagar con su dinero el mantenimiento de sindicatos, empresas ruinosas de cine cutre, monarcas, partidos políticos y millones de cosas inútiles que se pagan con el dinero de todos?, igual la respuesta a estas preguntas es un -no rotundo y mayoritario-, pero nadie nos lo pregunta.

Igual lo que quieren los españoles es que en nuestro país se puedan instalar empresas y emprendedores porque sea fácil hacerlo, igual los españoles quieren tener una sanidad universal de verdad y de calidad superior, igual los españoles prefieren gastarse el dinero de los impuestos en cosas realmente importantes para ellos, y no en cosas de dudosa importancia que solo satisfacen las corruptelas, el ego y los poderes espurios de unos pocos, pero, ¿alguien le pregunta a los españoles lo que quieren?, ¿alguien le pregunta a los franceses lo que quieren?, ¿alguien le pregunta a los alemanes lo que quieren?, no, no y no, las -democracias trucadas- no admiten tus deseos, solo los de los poderosos.


Pero como el ser humano tiene en ocasiones inspiración divina y una enorme inteligencia, se inventó la Democracia Directa. ¿Han visto ustedes alguna vez que algún miembro del ejercito suizo vaya a algún país a guerrear contra alguien?, sin embargo, se da la particularidad de que ni tan siquiera Hitler se atrevió a entrar en Suiza, Hitler sabía que las fuerzas de defensa suizas, basadas en que cada ciudadano varón mayor de edad es un francotirador al servicio de su país, le causarían mas bajas y mas desmoralización de su ejercito que cualquier otro enfrentamiento con países de larga tradición guerrera, a los que no dudo en invadir.

En Suiza la democracia directa permite que sean los ciudadanos los que voten aprobando o rechazando todo aquello que pueda afectarles, no hay cheques en blanco para sus políticos, y un grupo de ciudadanos puede proponer la creación, modificación o incluso abolición de leyes con solo sus firmas y la solicitud de someter el tema a votación.

Esto si es una democracia, esto es una democracia de verdad, el poder del pueblo se expresa directamente sobre los temas que sean necesarios, y ningún político por iluminado que parezca podrá nunca hacer nada en contra del sentido común del pueblo, que por otro lado es el mejor y mas justo de todos los sentidos.


El tiempo les está dando la razón, Suiza es el único país de Europa donde el paro está en cotas estructurales, su economía es de las mas estables del mundo, en este momento se encuentra en el puesto numero 5 del Índice de Libertad Económica (¿qué índice piensa usted que consulta un inversor antes de instalarse en un país?) justo cuando España se encuentra en el puesto 31.

El PIB nominal per cápita es el mas alto de toda Europa, y según el Foro Económico Mundial, la economía suiza es la mas competitiva en el mundo, año tras año entre los puestos 1 y 2 (España no sube nunca del puesto 30).

Y todo esto, sin pegar ni un solo tiro en ninguna parte del mundo, todo esto con políticos que en su mayoría no son profesionales de la política, todo esto con un sistema impositivo calificado de “paraíso fiscal” por los social demócratas fundadores del “infierno fiscal” en el que nos hacen vivir.

Todo esto sale de un país cuya única riqueza natural es la leche de sus vacas, sus montañas nevadas, y el espíritu aguerrido y respetuoso de sus ciudadanos, que conviven con tres idiomas de importancia internacional, y 26 cantones todos ellos con la misma importancia dentro de la Confederación.


Con las múltiples riquezas naturales con las que España está bendecida, ¿pueden ustedes imaginar lo que sería de nuestro país con un sistema democrático como el de Suiza?. No es un sueño, puede hacerse, y hay que empezar cuanto antes. Lo primero de todo es darle una lección a los políticos que tenemos ahora, y lo segundo, reclamar nuestra Democracia Directa, reclamar nuestro voto y nuestra voz, de la forma que sea necesario, pero cuanto antes.

No hay comentarios: