domingo, 10 de junio de 2012

¿Cuanto duran 100.000 millones de euros?

La respuesta a esta pregunta no es sencilla. Básicamente, depende en un alto grado, de “en manos de quien o quienes se ponga ese dinero”.

Por ejemplo, si ese dinero cae en tus manos, posiblemente dure en tu familia varias generaciones después de que te hereden.

Otro ejemplo, si ese dinero cae en manos de un sistema partitocratico, donde se compran voluntades a base de nombramientos políticos de diversa consideración, donde la burocracia y el funcionariado supone la máxima aspiración del individuo medio, y donde todo está justificado con tal de que la subsistencia de la casta política sea una realidad placentera, podemos cargarnos ese pastizal en menos de un año.

No crean que exagero, el año pasado, el estado español “se comió 90.000 millones de euros que no teníamos”, y sin anestesia.

¿Entonces que puede pasar con esta nueva deuda?, una vez mas, la respuesta a esta pregunta depende de las actuaciones del actual gobierno de la nación.

Si un gobierno responsable cogiese ese dinero y se lo fuese administrando a los bancos con la única condición de que sea destinado al menos el 90% a créditos a empresas y particulares para afrontar planes emprendedores, el retorno de semejante inyección de dinero tendría dos aspectos muy importantes, por un lado se crearían empresas que generarían una riqueza necesaria para afrontar los pagos de la inmensa deuda en la que los políticos sacamantecas nos han metido, y por otro lado, esas mismas nuevas empresas frenarían la dinámica de desempleo en la que estamos inmersos, aliviando el sufrimiento social y la miseria.

Pero si el gobierno actúa de forma irresponsable, y simplemente dosifica el dinero a los bancos según las necesidades de crédito del propio gobierno y la administración del estado, y/o las necesidades de maquillar esta o aquella cuenta de resultados, simplemente estaremos engordando la burbuja y caminando hacia la pobreza y la miseria exactamente igual que Grecia.

Saber cual de los dos caminos “han elegido para nosotros esos poderes” que pueden elegir por donde llevarnos es muy fácil.

Basta con estar atentos, y ver en que medida el tamaño y la influencia del estado disminuye o aumenta, es decir, si se recortan gastos de duplicidades en las comunidades autónomas, se reduce significativamente el numero de políticos (al menos al 50%), si se reduce significativamente el numero de funcionarios (por lo menos los que no han opositado, a la calle), si se rebajan de forma muy significativa todos los impuestos que gravan la contratación, la creación de empresas y la energía necesaria para que funcionen; sabremos que se ha elegido el camino que mas favorecerá a los españoles.

Si por el contrario asistimos en los próximos meses a medidas cosméticas, que lejos de liberalizar aumenten el intervencionismo del gobierno de turno en todos los asuntos privados, si seguimos manteniendo el desproporcionado tamaño y gasto de nuestras administraciones, y tratan de justificar este punto con un mantenimiento del estado del bienestar, etc. etc., ya podemos tener claro que dentro de poco España quedará reducida a cenizas, y podemos tener claro que “el desierto africano avanza hacia el norte”, porque España saldría del euro, y la nueva peseta quedaría al cambio aproximadamente igual que la libra egipcia, así que entre tanto, el que pueda marcharse a los EEUU o a Australia, que no lo dude, quedarse en España es someterse a un futuro incierto, -diseñado en reuniones secretas por políticos y banqueros inmorales-, que por supuesto no merecen la mas mínima consideración por nuestra parte.

Europa debe saber que si España resulta sacrificada, los Pirineos ya no serán una barrera, y en su ceguera socialdemócrata, serán pasto de la miseria y de la dominación de los intereses bastardos, desde Francia hasta Alemania, así que, sigan jugando a bailarle el agua a los siniestros, y a tratar a la gente como ganado, y ustedes serán los siguientes.


No hay comentarios: